Imprimir

 

Del día 18 al 25 de julio, varios jóvenes de nuestros colegios de Cáceres, Salamanca y Santander y también de los grupos de la parroquia de Aravaca, coordinados por la hna. Isabel García, de Plasencia participaron en tareas de voluntariado con nuestros mayores  en la residencia de Aravaca.

El ritmo de trabajo de esos días se adaptó a los horarios marcados por las hermanas de la residencia: dar las comidas, hacer camas… Aunque la dedicación principal ha sido acompañar a los ancianos, también se organizaron talleres, intentando adaptarse a las capacidades de los residentes (musicoterapia, manualidades, risoterapia…), así como  paseos por el jardín y momentos para la conversación.

Todos los días, en el tiempo que mediaba entre la cena de los ancianos y la de la comunidad y voluntarios, se disponía de un rato de reflexión. En primer lugar, se analizaba la actividad realizada durante el día (momentos graciosos con los mayores o ratos de dificultad) y, posteriormente, se pasaba a la capilla, donde se ponía el trabajo realizado en manos de Dios y se hacía presente las necesidades de los ancianos y del mundo.

Ha sido una experiencia enriquecedora tanto para los residentes, que se les veía contentos y echaron de menos a los jóvenes las tardes del sábado y del domingo que tuvieron tiempo libre; como para los que han participado, porque ha supuesto para ellos, por una parte, otra forma de ver la realidad que viven los mayores, demasiado alejada de su forma de vivir; y por otra, han desarrollado capacidades, a veces ocultas, de escucha, de creatividad y de responsabilidad. 

 

Tagged Under