Poesías M. Teresita Conejero

la belleza de dios nos rec

poesiamteresita

Poesías Guillermo Da Costa

la belleza de dios nos rec

 

A PADRE ELADIO

 

Todo lo obtuvo, adicto al Sagrario:

Todo su estudio es una oración.

Su eje es Trinidad, triplificación.

Y desde allí al hombre, solidario.

 

Guía de almas en confesonario,

Predicador, asceta, fe en acción.

Deja de Josefinas Fundación

Para seguir su santo itinerario.

 

Sencillo, cortés, bonachón

Luz en un siglo muy paganizado,

Ágil en el discurso y el sermón.

 

Predicador sutil y gran letrado,

Es todo humanidad y humillación.

De la cura de almas es dechado.

 

Guillermo da Costa de los Ángeles.

Salió editada en” Hoja núm. 27”.

Poesías Manuela del Stmo. Sacramento

la belleza de dios nos rec

 

REMANSO  DE  PAZ

  

Profundo y serio

Capaz e inteligente

Y su alma….

Un remanso de paz.

........................................

 Era oración constante tu vivir,

Y aleteando…

Trasmitías al mundo

Lo que oían

Tus potencias abiertas en el Todo…

Y callando

Tus ojos fuentes

Por El se deshacían en ternura

Al ver a tu querido Cristo

Tan llagado.

 

“¡Ay pecador de mi!”

Continua queja

Salía de tus labios

En humildad sincera,

Arrolladora,

Robando a Dios el corazón,

Mansísimo.

 

 

“¡Oh mi Dios Trino y Uno,

Mi lengua un serafín quisiera ser,

Y que mi pluma

Fuera saeta de amor divinizada,

Que atravesando corazones

Y alma juntos,

Cantáramos ¡Oh Trinidad

Tu gloria siempre,

Regalo del alma…

Y de mi espíritu,

Manjar suavísimo.

Fuego dulce que inflama,

Lira delicadísima y armónica

De este corazón mío…”

 

Y en silencio,

Abismado en el que es Tres veces Santo,

Te morías de sed

Por darle gloria

En su manida Triple e increada

De aguas clarísimas.

 

 

 

Y tomando a la Virgen por modelo,

Y al Varón Justo,

Emprendiste la obra constructora

De hacer iglesia,

Con bases de humildad

Y de pobreza

Y orar continuo…

 

Voló tu espíritu

A velas desplegadas por la tierra,

Germinó la semilla…

Dieron cientos de granos tu granito

Y cuando en una tarde

De primavera en el crepúsculo

Tu vida

Ya se agotaba,

Te dio la mano el Sembrador:

 

¡Ven, siervo bueno!

Repleto está el granero de tu siembra.

¡Qué galardón te tengo preparado!.

 

Y mientras se apagaba

La lámpara en tus ojos moribundos,

Cristo por ti encendía

Brillante antorcha

Que al mundo iluminara.

 

Ve ahí los frutos

Venerable Padre Eladio

En esas hijas….

 

Con gran cariño

Manuela del Stmo. Sacramento                              

Familiar de Padre Eladio y Carmelita Descalza en Alcalá de Henares: 26/XI/199

Día de la Clausura del Proceso Diocesano de la Causa de Canonización

Poesías H. Monserrat Pérez

la belleza de dios nos rec

 

A NUESTRO  PADRE  FUNDADOR

                                                                                   

En la apertura del Proceso: 1991

 

Hoy, día primero de junio del año 91

Venimos a hacerte un ruego: un milagro, solo uno.

 

Te lo pedimos tus hijas, y acompañan además

Muchas personas amigas que tienen autoridad.

 

Y aunque no te conocieron cuando en el mundo vivías

Nos basta ver tus escritos y sentir lo que serías.

 

Pudimos ver tu mensaje y las cartas que escribías

A todas aquellas monjas que en Serradilla vivían.

 

Y si un tremendo parlante allá en el aire se viera:

Que enchufado está en el cielo, lo oyera Plasencia entera.

 

Y si al lado de las tumbas nuestros oídos se pondrían

Válgame Dios lo que oirían de ti, que entonces veían.

 

Y si unos niños veían que Don Eladio pasaba

Iban corriendo, corriendo y la mano le besaban

y…. por detrás se burlaban.

 

Y si una turba de mozos de la taberna salían,

Se callaba el tamboril y todos se descubrían

Para decir con chacota: “Don Eladio, buenos días”

Don Eladio lo veía, se lo callaba y sufría.

 

Y todos estos papeles hasta Roma llegarán,

Y cuando un Cardenal vea que respiran santidad,

Luego, ya entonces el Papa lo podrá beatificar.

De entonces a verte “santo” solo hay un pasito más.

 

Y las que somos mayores, o delicadas están,

Diremos cual Simeón al verte en el templo entrar:

 

Ya Señor, esta tu sierva puede morir hoy en paz,

Porque a nuestro Fundador le vemos beatificar.

 

Y hoy, el primero de junio, te lo vuelvo a recordar:

Pídele a Dios un milagro y te lo concederá!.

 

Hna. Monserrat J.S.T.  

+ (12/05/1915 - 01/06/1993)

Aviso Legal

politica de cookies