María Jesús y yo queremos expresar nuestra acción de gracias por esta celebración de tan especial y significativa para nosotras, por la celebración de nuestros 25 años de consagración.

En primer lugar, gracias a Dios-Trinidad, porque nos ha concedido este gran don de la vocación religiosa, vivida desde nuestro carisma Josefino-Trinitario. Y porque a lo largo de nuestra vida nos ha llevado de su mano amorosa, fiel y misericordioso con nosotras.

Nuestra acción de gracias también a nuestro Instituto de HH. Josefinas de la Santísima Trinidad del que ambas hemos formado parte desde muy pequeñas, y muy especialmente desde el inicio de nuestro proceso vocacional.
Gracias a todas las hermanas representadas en las que nos acompañáis hoy, porque habéis sido, efectivamente “hermanas” en todos estos años, compartiendo la alegría de vivir en comunidad y la pasión del Evangelio en nuestra misión. Con vosotras queremos seguir viviendo “dando Gloria a Dios”, nuestra más auténtica vocación, como decía P. Eladio.

 

Hoy contamos con la presencia de parte de nuestra familia. Gracias a nuestros padres, hermanos y demás familiares que desde los inicios han apoyado nuestra vocación y acompañado nuestro proceso. Tal día como hoy, en el año 1990 nos acompañasteis en nuestro ingreso al Instituto en Burgos. Siguen siendo para nosotros baluarte en nuestro caminar, compartís nuestras alegrías y logros en la misión, misión que vosotros entrañáis y hacéis vuestra desde el interés y la oración.

También queremos tener ante el Señor nuestro recuerdo agradecido de tantas personas que durante estos 25 años han estado y siguen estando presentes en nuestras vidas. El Espíritu las ha puesto en nuestro camino a través de la tarea apostólica y en ellas y con ellas descubrimos el Rostro Tierno y Misericordioso del Padre y la pasión por el Reino de Jesús, El Señor. Con ellas compartimos nuestra consagración y nuestro carisma JT.

Gracias a todos,  seguimos encomendándonos a vuestras oraciones.

(Texto de la acción de Gracias de Belén y Mª Jesús). 

El Nacimiento de la Virgen.

Bartolomé Esteban MURILLO (Seville, 1618 - Seville, 1682)
1661
H. 1.79 m; W. 3.49 m
Adquirido en 1858
Museo del Louvre

María, enraizada en el Dios fiel, segura de quien se había fiado, fue feliz en la participación al plan divino de Dios, sinceramente buscado, confiadamente acogido, entrañado en el corazón, vivido desde el convencimiento de ser amada por encima de todo.

Somos llamadas, junto con María, a poner nuestra vida al servicio de Dios, a que sea él el origen de nuestra vida, el principio y raíz de nuestro ser.

Desde esta clave estamos llamadas a renovar nuestra consagración:

* Dejándonos seducir por el que es Camino, Verdad y Vida. Jesús es fuerza, gracia , luz y vida, no solo modelo a imitar.

* Siendo testigos de la fraternidad, que es valor del Reino.

Que María, la que fue feliz por creer, nos fortalezca en nuestras búsquedas, dificultades y nos ayude a avivar la lámpara de la fe en la oración, la Palabra y el amor a los hermanos.

 

El domingo 19 de agosto hermanas JT y formandas participaron en la Expo Vocacional organizada por la Pastoral Vocacional de la diócesis de San Pedro Sula. El lema de este año ha sido "Llamados y elegidos para cuidar la Casa Común".

El 26 de agosto  la Expo Vocacional se celebró en Tocoa, Departamento de Colón.

                                            

 Hemos hecho presencia como Instituto religioso, compartiendo nuestro Carisma y nuestra Misión. Lo/as jóvenes se han acercado con interés a nuestro stand y varias se han apuntado para que les enviemos más información e interesadas por el Retiro Vocacional.

Quienes han vivido una experiencia de misión, voluntariado, cooperación estarán de acuerdo en que hay tres verbos que se deben conjugar continuamente en ese tiempo de compartir lo que uno eso: Observar, Escuchar, Acoger

Después de esta dinámica de apertura, lo que se recibe de Dios, de los demás y de uno mismo cambia la vida por completo. 

 

Aviso Legal

politica de cookies