ejercicios espirituales jst cabezuela

lema pastoral jst 2020 comparte

hojas de eladio mozas fundador josefinas trinitarias

fundacion espro josefinas trinitarias

pastoral juvenil y vocacional josefinas trinitarias

Sabemos, Padre Eladio, que este mes de febrero es para ti especial, y también lo es para nosotros. En él viniste a la vida, cobijado por el calor de una familia, como desearían venir todos, aunque, por desgracia, no siempre es así. ¿Será "por desgracia" o más bien por egoísmos, personales y colectivos?.

Son muchas las preguntas que nos afloran cuando abrimos ojos y oídos para captar lo que ocurre en el mundo. ¡Cuántos problemas, P. Eladio! ¡Cuántos excluidos de la mesa común en la que tendría que haber para todos! Y nos preocupamos y nos sensibilizamos.  ¿A ti qué te parece todo esto, P. Eladio? ¿No vino Jesús, el Hijo de María y de José, a decirnos que teníamos un Padre común?

¿No fue tu “sueño”, el que empezó a cobrar vida aquel 18 de Febrero de 1886, un deseo de poner calor de hogar en cualquier situación, cualquier ambiente, de hacer habitable el mundo que nos rodea?.

Hagamos vida-realidad lo que proclamamos. ¡Dejemos que penetre aire fresco que nos mantenga limpios de sombras y egoísmo!

Ayúdanos tú, P. Eladio, a hacer de la familia humana, un hogar como fue el de María y José, en el que se educó Jesús. Él trajo a la tierra la calidez del amor Padre y aprendió a hacer de su vida una casa abierta al Viento. Gracias por hacernos comprender que el amor traspasa el umbral del tiempo y las barreras de raza, cultura, religión y maneras de entender la vida, porque Dios es Padre de todos.

La mayor perfección cristiana consiste en el amor de Dios por sí mismo y en el de nuestro prójimo por amor a Dios (996,2)

Aviso Legal

politica de cookies