ejercicios espirituales jst cabezuela

lema pastoral jst 2020 comparte

hojas de eladio mozas fundador josefinas trinitarias

fundacion espro josefinas trinitarias

pastoral juvenil y vocacional josefinas trinitarias

el sembrador-josefinas trinitarias

Jesús nos propone en el evangelio de hoy, con estas dos parábolas del campo, reflexionar sobre la paciencia y la sencillez. Dos actitudes a las que el Señor apela en distintos pasajes del Evangelio.

Si tenemos que leer los signos de los tiempos para descubrir a qué se parece el Reino de Dios, nunca hablaríamos de la paciencia y la sencillez, menos aún de la fe. Sin ser catastróficos, los tiempos actuales nos llevan a vivir desde la inmediatez, el éxito efervescente y mediático, la obtención de resultados medibles en estadísticas y en la confianza de que puedo conseguir aquello que nos proponemos a golpe de clic o por nuestros propios medios.

 

Y ante esta vorágine de supervivencia social, Jesús nos para los pies, nos centra en la tierra y nos planta ante el vasto horizonte de un campo preparado para la siembra. Ante una llanura infinita… Como seguidores del Maestro, sabemos que nuestra misión es esparcir y entregarnos en este espacio en el que nos movemos, en el que nos encontraremos con otros que también están en esta misión de sembrar, cada uno desde su vocación, desde su profesión.

Una vez sembrada, es decir, vivida, proclamada y anunciada la Palabra, solo nos queda esperar, tener paciencia; poner los medios, sí, para que la semilla germine, pero sabiendo que ya no es nuestro tiempo, sino el tiempo de la semilla, el tiempo del espíritu. Tenemos fe en el germen de vida y cuidamos para que prenda en la tierra.

Una semilla no brota a golpe de clic, ni un campo florece porque lo pidas en Amazon. Confiemos en la semilla que sembramos, porque es la Palabra de Vida, es palabra de Dios; reconozcamos la labor de otros que fueron sembradores en nuestra vida de Palabra d Dios. Vivamos en el gesto continuo de la generosidad y la entrega, de la confianza y la espera, del servicio y el sacrificio. Vivamos desde la sencillez, de aquel que tiene plena conciencia de que su vida tiene sentido porque es cauce de gracia.  

Aviso Legal

politica de cookies