ejercicios espirituales jst cabezuela

lema pastoral jst 2020 comparte

hojas de eladio mozas fundador josefinas trinitarias

fundacion espro josefinas trinitarias

pastoral juvenil y vocacional josefinas trinitarias

asuncion de la virgen- josefinas trinitarias

Hoy celebramos la fiesta de la Asunción de María a los cielos. Y el evangelio nos propone la visita que hizo la Virgen a su prima Isabel.

Dos sentimientos están presentes a lo largo del todo el texto: la alegría y el agradecimiento.

María conoce, por el ángel Gabriel, que su prima Isabel está embarazada. Su corazón se alegra porque sabe cuánto significa para cualquier mujer judía dejar descendencia. Y también intuye que, por edad, Isabel necesita una ayuda especial. María no piensa en sí misma (también embarazada, tiene que viajar varios días hasta las montañas) sino que la prioridad es su prima y se dispone a servir.

Del encuentro de estas dos mujeres, llenas de otras vidas, se multiplica la alegría: con solo una mirada, un saludo, se transmiten esa felicidad que genera la nueva presencia que cada una lleva en su seno.

Estar atentos, descubrir lo que otros puedan necesitar de mí es fruto de esa alegría que se lleva dentro y que necesita ser compartida.

Feliz tú, María; feliz tú, Isabel; feliz TÚ…si tienes ojos para descubrir quién a tu alrededor necesita de ti y te pones en camino hacia el encuentro… dentro de ti nacerá la más profunda felicidad.

María ha experimentado la mirada de Dios sobre ella, llenándola de ternura, de gracia. Y al saberse mirada así, se alegra desde lo más profundo de su ser y de ese gozo brota el agradecimiento y la alabanza: Engrandece mi alma al Señor

En este domingo de la Asunción de María, ponte junto a ella y, con ella, abre tu corazón a la alabanza, reconoce que Dios se ha inclinado y ha hecho maravillas en ti. Y como María, abandónate confiadamente a su invitación, lánzate por la corriente de Dios que te llevará, seguro, a servir.

Déjate visitar por María, acógela en tu casa y, al igual que Isabel, sintoniza con ese común sentimiento de alegría y agradecimiento. 

Lc.1, 39-56. 

Hna. Mª Isabel García, JST

 

Aviso Legal

politica de cookies