ejercicios espirituales jst cabezuela

lema pastoral jst 2020 comparte

hojas de eladio mozas fundador josefinas trinitarias

fundacion espro josefinas trinitarias

pastoral juvenil y vocacional josefinas trinitarias

domingo 28-josefinas trinitarias

Nuestro hombre del evangelio se pensaba que eso de la vida eterna era un DIY (Do it yourself) más. Y digo uno más porque, si miramos a nuestro alrededor, estamos plagados de cosas hechas por nosotros mismos. Incluso muchas veces osamos afirmar que nos hemos hecho a nosotros mismos.

Hacer, hacer, hacer. Por la mañana nos levantamos ya con la lista mental de las cosas por hacer en el día. Llegamos al trabajo y nos organizan las cosas por hacer; llegamos a casa y tenemos que hacer la comida, la compra, la cama… y nos vamos llenando de esas cosas hechas, de la satisfacción de haber conseguido llegar a la meta propuesta, a concluir con un “trabajo hecho”. Just Do it.

Pero como somos seres en búsqueda, una vez que conseguimos un objetivo queremos más. Nuestras expectativas personales son siempre más allá y más arriba. Queramos reconocerlo o no, buscamos un sentido a la vida. Como el hombre del evangelio.

Sin embargo, este camino al interior y lo profundo de uno mismo no se inicia con un “¿qué tengo que hacer?” sino “¿Cómo tengo que vivir?” Este es el cambio radical que propone Jesús en el texto de Marcos; no es solo que deje sus “cosas” sino que aprenda a poner el corazón en lo que hace. Que descubra el motor de su vida, el que da sentido a sus días, que descubra en su interior la marca de un Dios Uno y Comunidad de amor.

Ya conocemos el final. No fue capaz de acercarse a los demás de corazón y renunciar a su DIY, porque ponerse a los pies del otro complica, implica y reorienta. Porque supone romper los propios esquemas y entrar en el kairós de Dios, donde el tiempo y la entrega se miden en otros parámetros.

¿Y nosotros? ¿Somos de los que tiene la mochila llena de él mismo y sus logros? ¿Somos un “pueblo se acerca con la boca y glorifica a Dios con los labios, mientras su corazón está lejos de él, y su culto es precepto humano y rutina, (cfr.Is.29,13)?

No hay que esperar a ir a la vida eterna para encontrar la vida plena, bien lo dice Jesús al final del texto: el que aprenda a mirar su vida, sus cosas, sus proyectos, su familia desde Cristo y el Evangelio encontrará la felicidad y el sentido de la existencia.

¿Cómo vas a vivir tu vida para que sea Buena Noticia hoy, aquí, donde estás y como estás?

Aviso Legal

politica de cookies