ejercicios espirituales jst cabezuela

lema pastoral jst 2020 comparte

hojas de eladio mozas fundador josefinas trinitarias

fundacion espro josefinas trinitarias

pastoral juvenil y vocacional josefinas trinitarias

bendita entre las mujeres - josefinas trinitarias

El Tiempo de Adviento nos urge, nos interpela, nos resitúa ante nosotros mismos para convertir aquellas zonas de nuestra vida que no brillan con suficiente luz en espacios de acogida para Dios y para el hermano.

María, la mujer que irradia la luz de Dios porque está llena de su presencia, siente la urgencia de llevar la alegre noticia a todos. Buena Noticia que se manifiesta en la solidaridad, compromiso y entrega con su prima Isabel, es decir, todos aquellos que anhelan palabras de esperanza.

El gran don, regalo que María lleva dentro no puede superarlo ningún cortiland del mundo, ni ninguna campaña de “marketing por navidad”. El gran regalo de la vida en plenitud es Dios-con-nosotros y para-nosotros que nos reorienta la mirada de la superficialidad y las luces de colores a la profundidad y el encuentro con el Dios-Amor en el otro, en el más necesitado, en el diferente.

El evangelio de hoy nos pone en salida. El Adviento es tiempo de salidas y encuentros. No porque sea la temática de los anuncios publicitarios de estas fechas, sino porque esa es la dinámica del Dios en el que creemos: un Dios Uno y Trinidad que se abaja, se acerca al hombre, sale a su encuentro, le busca para ofrecerle un regalo: Él mismo todo debilidad y todo divinidad.

De nosotros depende reconocerle y gritar llenos de alegría como Isabel: ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

 El encuentro profundo con el Dios-Comunión cambia toda la vida. ¿Cómo te estás preparando para acogerle en tu vida?

JST

Aviso Legal

politica de cookies