El pasado día 5 de Enero celebramos en la comunidad de El Callao, Perú, la profesión perpetua de nuestra hermana Elida S.M. 

En algunos lugares celebrábamos litúrgicamente la Epifanía del Señor, la manifestación del amor y la misericordia de Dios a todas las naciones. Esta Profesión Perpetua, como acontecimiento congregacional y eclesial, es también una “epifanía del Señor”, a través de la vida y la vocación de nuestra hna. Elida, tal como lo expresó en la homilía el P. Manuel Jesús Briceño Inga, vicario de la parroquia a la que pertenece la comunidad, quien presidió la Eucaristía.

Fue una ceremonia sencilla y entrañable, con la solemnidad propia del momento, en la que estuvimos presentes las hermanas de las comunidades de Perú y Belén Peña, de la comunidad de Tegucigalpa. También nos acompañaron la familia de Elida, los laicos Josefinos-Trinitarios y algunas personas cercanas a la comunidad.

Agradecemos al Señor el testimonio de vida y de entrega de Elida y le pedimos que siga derramando su gracia y bendición sobre ella, para que viva fiel a su vocación y al carisma J-T, construyendo el Reino de Dios cada día, desde la sencillez y cercanía característicos de la Familia de Nazaret. 

 

 

Comparte Amor, Risas, Tiempo, Espacio

COMPARTIR COMO VALOR JOSEFINO TRINITARIO

Compartir es poner los dones recibidos al servicio de los demás y comprometerse con la Historia. Implica la capacidad del ser humano para desarrollar su potencial creativo, cooperando junto a otros hombres al bien de la humanidad. (Servicio gratuito)

 

 

* Actividades del Lema: Nivel personal, Nivel Social, Nivel Transecendente. 

                               

 

COMPARTIR EN LA BIBLIA

¿Qué fuerza sostenía a Margarita? La fe saberse en manos de Otro, en el Dios que en la debilidad hace fuertes. La fe que enseña a acoger la vida en toda su hondura. Fue la fe y el amor a Jesucristo lo que la mantuvo en la brecha con una fidelidad consolidada y madura. 

Tal vez resonaban en su corazón las palabras de P.Eladio: "Probemos que amamos a nuestro Dios con obras y sufrimientos, porque así no nos engañaremos y le imitaremos, pues de este modo él nos probó su amor" (carta 560,2)

Margarita se nos revela como buscadora incansable de la voluntad divina. 

Como María, es joven aprendiz de discípula, mirando a Jesús; como José, busca ser fiel a Dios trabajando, ganando sus sustento y cuidando de que el Grande habite cada vez más su pequeñez; como JEsús, vive pendiente de la Voluntad del Padre y quiere ser obediente a los designios de Dios sobre ella. 

Fuente: Margarita, Tiempos de una Vida. Hna. Teresa Villarín Paniagua. p. 69-70

Aviso Legal

politica de cookies