¿A QUIÉNES LLAMA LA IGLESIA SANTOS Y POR QUÉ?

Seis características.

Primera: santos son aquellos hombres cuya vida es de tal forma que al lado de ellos uno descubre que Dios es real. La fórmula está tomada de Theilhard de Chardin:" Dar a Dios un verdadero valor de realidad".

Porque las cosas más bellas y profundas de la vida humana no son descubribles en directo. Uno tiene que ser introducido a descubrir colores y sonidos en la realidad.

Los santos son aquellos hombres cuya vida es tal que al lado de ellos uno descubre que Dios es real, no una idea, no una ley, no una promesa, sino una personal presencia viva.

Segunda: santos son aquellos hombres y mujeres que ponen toda su vida a disposición de Jesús para que Él pueda llegar a todos los lugares y hacerse contemporáneo de todos los hombres de su tiempo, de forma que Él se encuentre con cada uno de nosotros en nuestro pueblo, en la plaza de nuestras ciudades, como se encontró Jesús con la gente de Nazaret, la lado del mar de Tiberiades o en la explanada de Jerusalén.

Los santos son aquellos hombres cuya humanidad hace presente, complementando, historizando al Jesús que vivió y murió.

Tercera: "Santos son aquellos hombres y mujeres por los que pasa la luz".

Son los hombres por los que la luz de Dios pasa al mundo, pero antes han tenido que dejarse traspasar y hacerse transparentes.

Son hombres traspasados por Dios hasta el punto de que esa realidad personal puede ser tan honda y tan decisiva que llegue a ser traspasamiento del corazón.

Cuarta: santos son los que además de conferir realidad a Dios, le confieren lugar y tiempo. Le hacen contemporáneo a cada uno de nosotros. Le revivien en cada sitio acompasándole a lo que es la sensibilidad, la esperanza y la cultura de cada época.

Quinta: los santos son aquellos, vulgares y a la vez sublimes cristianos, que andan por la calle y a la vez caminan por otro mundo. De un infinito realismo en las cosas de cada día, y por otro lado afincados en el Misterio mismo de Dios como en su lugar más propio y en su hogar más confortable.

Los santos son aquellos que logran el milagro de vivir una vida unificada y a la vez diferenciada, no escindida, es decir, que logran arraigar en lo que es nuestra tierra, nuestro suelo, con unos ojos más desgarrados y más abiertos que nadie para ver el dolor, la alegría y la esperanza del prójimo y a la vez tienen su lugar más propio en donde nace su libertad, que es el corazón y el misterio mismo de Dios.

Sexta: los santos son los que, como programa concreto, como actitud, como talante de fondo de cada día, se han atrevido a vivir las Bienaventuranzas de Jesús, es decir, han querido revivir en su lugar concreto lo que fue la gran aventura de Jesús de no retener su vida, sino de entregarla y con eso lograrla al máximo.

"Reflexiones de un teólogo, ¿qué es un centenario?", Olegario González de Cardedal.

Conferencias en el Primer Centenario. 

HH.Josefinas de la Santísima Trinidad. 1991

pp.55-60

 

 

Tagged Under

Aviso Legal

politica de cookies