permaneced unidos a mi-josefinas trinitarias

En este mundo actual tan cambiante, en el que los compromisos a largo plazo parecen no tener sentido; en el que ante las encrucijadas de la vida se tambalea la fe, se cuestionan las opciones y se rompe la unidad familiar, social, religiosa, el evangelio de este quinto domingo de Pascua nos ofrece una clave para hacer frente a la realidad: “Permanecer unidos a mí”. Es la propuesta que nos hace Jesús: vivir y experimentar la vida que Él nos ofrece.  Si “permanecemos unidos a Él”, nos mantendremos firmes y seremos capaces de superar todo, porque con Él lo podemos todo, sin Él nada.

Pero para “permanecer” fieles necesitamos amar, porque el amor garantiza la permanencia en el tiempo. Es necesario que cuidemos el encuentro constante con el Señor Jesús para que el Padre, por medio del Espíritu, nos injerte en la “Vid Verdadera” y seamos capaces de dar frutos en bien de nuestros hermanos. Todo un proceso de encuentro, conversión y unidad.

Un ejemplo de este proceso lo tenemos primera lectura, en la experiencia de san Pablo. Él se encontró con el Señor, fue podado de lo que le impedía fructificar, superó las adversidades y permaneció fiel, llegando a dar mucho fruto.

Pidamos con confianza al Señor que nos injerte en su vida y nos conceda la gracia de permanecer fieles en su amor y en su seguimiento. 

Hna. Diana Ruiz, JST

Aviso Legal

politica de cookies